Ciudad desde CU (Cultisur) Enero 2016

 

La peregrinación de los mexicas terminó cuando por fin descubrieron a las orillas del enorme lago de Texcoco a un águila parada sobre un nopal devorando a una serpiente. Desde su origen Tenochtitlán y más tarde la Ciudad de México y la nación entera estarían ligadas a esta imagen y a estas especies animales.

El Valle de Anáhuac y la Ciudad de México siempre han sido el hogar de un gran número de especies animales. Algunas se han extinguido frente a la urbanización irracional y poco planificada con la que crece la ciudad, otras por la introducción de especies exóticas a la zona. Algo que fue patente a partir de la llegada de los españoles, pero que inicio el mismísimo emperador Moctezuma al hacer traer los zanates a Tenochtitlán y que ha continuado a través de los siglos.

¿Qué especies eran las que descubrieron los mexicas a la orilla del lago?

El escudo nacional que utiliza los elementos fundacionales de la ciudad retrata a un águila real y a una serpiente de cascabel.

El águila real (Aquila chrysaetos) habita en muchas zonas del mundo, en nuestro país se reconocen como zonas en las que vive gran parte del norte del país hasta el centro del mismo, por lo que no es extraño que esta haya sido en realidad el ave que observaron los mexicas. No es una especie en peligro de extinción, pero si se le reconoce como amenazada. De acuerdo con un documento de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, de las cinco subespecies de águila real en el mundo en México sólo existe el Aquila chrysaetos canadensis. El águila fue para los aztecas no sólo uno de los animales que los ayudaron a encontrar el lugar donde fundar Tenochtitlán, esta enorme ave que puede llegar a tener una envergadura de entre 1.80 a 2.80 metros, fue muy importante para los habitantes del Valle de México, entre las órdenes militares del ejército mexica el caballero águila, constituía una de las más importantes. El águila es también un símbolo solar. En el pasado la población de águila real era tan grande que se le encontraba en más del cincuenta por ciento de la superficie del país, pero la caza indiscriminada y el crecimiento de las manchas urbanas han disminuido su presencia.

Al águila en náhuatl se le nombra Cuauhtli y el nombre del último emperador mexica Cuauhtémoc significa águila que cae, lo cual no sólo parece profético a la distancia, sino que tiene un profundo significado teológico dentro del panteón mexica del que ya escribiré en otra ocasión. Existen también en diferentes lugares en el centro y suroeste de la república cuyo nombre está relacionado a estas majestuosas aves como Cuautitlán y Cuautla por poner un par de ejemplos.

Por su parte la serpiente que forma parte de esta dualidad animal de nuestro escudo es una víbora de cascabel. Miembro del género Crotalus en el Valle de México, existen seis especies de serpiente de cascabel. Por las características de la serpiente del escudo nacional es una Crotalus molossus, llamada vulgarmente Cascabel de Cola Negra, que llega a medir hasta un metro con veinte centímetros de largo y tiene escamas triangulares. Uno de las zonas donde la podemos encontrar hoy es en la reserva protegida de El Pedregal al sur de la Ciudad de México.

Sin duda el lugar más conocido con toponímico referente a la serpiente es Mixcoac al sur de la Ciudad la palabra designa a una serpiente de nube, tal vez, por extensión hace referencia a las trombas y de acuerdo con la toponimia azteca de la Ciudad de México de Manuel de Olaguibel publicada en Toluca en 1898, Mixcóatl, en la serpiente de nubes, era la deidad de la caza y también el nombre de la Vía Láctea, y estaba asociada con Tláloc.

Coatlán cuyo significado es tierra de serpientes o culebras y fue un barrio de la antigua ciudad de Tlatelolco, ciudad gemela de Tenochtitlan.

La serpiente en la mitología mexica tiene una gran importancia y se le asocia con el poder entre otras cosas, la serpiente llamada Xiuhcóatl, serpiente de fuego, está asociada directamente con el dios Huitzilopochtli y no debemos olvidar la importancia de Quetzalcóatl la serpiente emplumada.

Si bien no es fácil observar águilas en la mancha urbana actualmente, de manera más que curiosa en junio de 2017 se reportó la aparición de un águila que se posó sobre un signo del Metro Nopalera. Fotos y memes no se hicieron esperar. El metro Nopalera se encuentra en una de las zonas populares y conflictivas de la delegación Tláhuac, en el sureste de la Ciudad de México.  Otros quisieron ver en el asunto algo de tipo esotérico y profético, aunque nadie sabe decir a ciencia exacta qué. Una bióloga de la UNAM e integrante de la Sociedad Mexicana de Ornitología salió a varios medios desmentir a la gente diciendo que se trataba de un halcón y al INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia). Lo cierto es que un ave predadora de buen tamaño apareció en donde menos se esperaba, mostrando que en esta contaminada y desquiciada ciudad llena de ratas de dos patas aún existen cientos de especies que debemos intentar preservar.

Texto y fotografía Armando Enríquez Vázquez

Advertisements