fauna azcapo_23 (2)
Foto Ruben Camarillo                                                                         @rcamarillophoto

Diferentes especies de mariposas cruzan el cielo de la capital mexicana. Algunas de ellas son migratorias, esto es que emprenden un viaje de cientos y a veces miles de kilómetros durante su vida, para llegar a climas más cálidos que le permiten sobrevivir de los duros inviernos de las regiones más boreales y reproducirse. La más famosa de las mariposas migratorias es la Mariposa Monarca, Danaus plexippus, que sobrevuela los cielos de América del norte en un viaje que inicia en Canadá y termina en Michoacán, El Estado de México, Querétaro, Hidalgo, y en una menor cantidad se les puede llegar a ver en la Ciudad de México. El viaje de las mariposas monarca, es una de las migraciones más largas del mundo animal. Y su popularidad es tal que muchas veces al ver una mariposa anaranjada con rayas negras inmediatamente la clasificamos como una Mariposa Monarca.

Hay, por supuesto otras especies migratorias que cruzan el territorio de la Ciudad de México. En un folleto editado por la CONABIO, acerca de las mariposas que podemos llegar a ver en la capital del país, se muestran más de setenta especies, aunque el folleto mismo aclara que en la ciudad podemos encontrar cientos de especies distintas, sin contar a las polillas y mariposas nocturnas. A las mariposas las podemos ver en cualquier jardín, parque, camellón o rincón verde donde puedan encontrar alimento, pero sobretodo en los bosques que aún rodean a la ciudad. Lo cierto es que, afortunadamente las mariposas son aun abundantes en la ciudad.

En el breve catálogo de CONABIO se encuentran mariposas de todos tamaños y de diversos colores, algunas con nombres tan llamativos Dardo blanco de bandas doradas (Catasticta teutila), Cara de perro sureña (Zerene cesonia), Sátira mexicana de los pinos (Paramacera Xicaque), Ojos de venado (Junonia coenia), entre otros. Diferentes estudios de otros organismos y de la UNAM varían en la cifra de especies en las diferentes zonas de la Ciudad de México, por ejemplo, en un artículo acerca de la biodiversidad en la reserva ecológica de El Pedregal, escrito por Ana María Rueda-Salazar y Zenón Cano-Santana del departamento de Ecología y Recursos Naturales de la Facultad de Ciencias de la UNAM y que aparece en el libro Biodiversidad del ecosistema del Pedregal de San Ángel se dice que hay más de trescientas especies de mariposas diurnas, nocturnas y polillas tan sólo en la Reserva.

Entre las mariposas, como en el caso de muchas de las especies que habitan el Valle de México existen especies originarias y otras que han llegado a la zona al cambiar e introducir nuevos cultivos en la zona, así como los cambios que a lo largo de la historia de la Ciudad de México se han dado en la vegetación. Algunas más han sido importadas.

Entre ellas existen un grupo de mariposas pequeñas de colores oscuros con algunas pintas en unos casos y pequeñas manchas y franjas en otros, como la que aparece en esta foto y que fue captada en la delegación Azcapotzalco en 2017.

Advertisements