fauna azcapo_17
foto de Ruben Camarillo                                                  @rcamarillophoto

 

Fray Bernardino de Sahagún en su Historia general de las cosas de la Nueva España dice:

“Hay muchas maneras de mariposas en esta tierra, y son de diversos colores, muchas más que en España.”

Francisco Xavier Clavijero al describir a los insectos mexicanos confirmó lo que ya había escrito Sahagún 200 años antes, las mariposas mexicanas eran mayor en variedad y belleza que las europeas.

“No pueden dignamente describirse su variedad y hermosura: ni el pincel más diestro es capaz de representar la escelencia del dibujo y del colorido que el Autor de la naturaleza empleó en el adorno de sus alas.”

Los mexicas tenían una palabra para todas las mariposas: papalotl. De la que deriva la forma mexicana que tiene el llamar a las cometas; papalote. Las mariposas tenían gran importancia en el mundo prehispánico y la existencia de dioses como Itzpapálotl, la mariposa de obsidiana.

Las mariposas han habitado y transitado desde siempre por el valle de México, son observadas a lo ancho y largo de la CDMX, obviamente con mayor facilidad en las zonas agrícolas de la Ciudad o en las zonas silvestres, pero no es raro verlas en camellones, jardines y parques por toda la ciudad.

La mariposa Pyrrhosticta garamas garamas es común en la Ciudad de México. Con sus elegantes alas negras con una línea amarilla que se curva al cuerpo del insecto y unas líneas amarillas más delgadas hacía el extremo de las alas. Esta fue captada en la casa de la cultura de Azcapotzalco en abril de 2017.

Advertisements